captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-14-02-10

Desde que se acuñara este nuevo concepto en 2011, es múltiple la literatura que se está escribiendo, principalmente en los últimos años. Esta actitud, ser un Knowmad, parece que es, o será, una de las más valoradas por las empresas en breve espacio de tiempo.

Pero, ¿quién es un Knowmad?, no son sólo los jóvenes que tienen ya “instaladas” las nuevas tecnologías en el adn y nada más nacer, ya saben descargarse juegos y decidir a qué jugar en las tabletas y móviles; también son aquellos que deciden que ya han cubierto una etapa de su vida profesional, y que es hora de cambiar la seguridad por nuevos retos profesionales, y tener nuevos objetivos que les hagan salir de su zona de confort , proporcionándoles nuevamente esa “sensación de mariposas en el estómago”.

El término Knowmad viene del la unión de las palabras “know” (conocer) y “nomad” (nómada), es decir, un sujeto que es un nómada del conocimiento y la innovación.

Encontramos un Knowmad en todas aquellos perfiles donde la flexibilidad, la innovación, la imaginación, la capacidad de proyectar nuevas ideas y la ilusión, entre otros, superan las barreras de la rutina, el estancamiento, el “yo ya estudié”, y del miedo al fracaso.

Para los que trabajamos seleccionando y/o gestionando personas nos supone también un reto, ya que tendremos que complementar nuestras entrevista por competencias con herramientas como la valoración de las microexpresiones faciales, o las herramientas proporcionadas por la cada vez más demandada Neurociencia.

Al final, ser Knowmad no depende de la edad, ni del puesto de trabajo que ocupes, depende de la actitud qué decidas tener.

Y tú, ¿Eres un Knowmad?

Mª José Polo

Directora de Oficina en Sevilla